Dos tipos de paternalismo

En Noruega diríase que hasta los zancudos confían en el estado de bienestar. Al contrario de sus pares latinoamericanos, ávidos chupasangre nocturnos, los zancudos noruegos son pura buena onda. Vuelan lento, no meten ruido y cuando pican apenas dejan huella. Es como si tuvieran la certidumbre de que la comida no les va a faltar,…

Tolerancia de museo

Estoy en Dunedin, la segunda ciudad más grande en la isla sur de Nueva Zelandia, pintorescamente ubicada en una geografía de laderas escarpadas que miran una angosta bahía. Dunedin, que significa ‘Edimburgo’ en gaélico, tiene en verdad todo el aire de Escocia, con su calle principal llena de tiendas pequeñas que casi permiten olvidarse del…

02/01/10 Diminutivos peligrosos

Tuve una vez un jefe (ya no más, por suerte) que cuando llegaba, cada mañana, pasaba por mi oficina y nos decía a las tres mujeres que la habitábamos: “Buenos días, niñitas”. Puntarenense como soy, nunca había escuchado antes semejante expresión, así que la atribuí primero a la manera santiaguina de expresar afecto. “Niñitas, no…