Auto-cuidado

Tras un año y medio viviendo en Oslo, la capital de Noruega, si hay una cosa que no deja de sorprenderme es la cultura de auto-cuidado escandinava, que se presenta como todo un desafío para quienes estamos acostumbrados a las alertas, avisos, letreros de “¡Peligro!” y barreras de contención. La idea de que hay que…

Pappapermisjon

Una amiga de visita por tierras noruegas me comentó sorprendida, después de hacer el city tour de rigor por Oslo, que nunca se habría imaginado que había tanto hombre cesante dando vueltas. Intrigada por el comentario, le pregunté que de a dónde había sacado esa idea, si la tasa de desempleo promedio del país no…

Dos tipos de paternalismo

En Noruega diríase que hasta los zancudos confían en el estado de bienestar. Al contrario de sus pares latinoamericanos, ávidos chupasangre nocturnos, los zancudos noruegos son pura buena onda. Vuelan lento, no meten ruido y cuando pican apenas dejan huella. Es como si tuvieran la certidumbre de que la comida no les va a faltar,…

Tu basura es mi energía

Vengo llegando de Tromsø, ciudad noruega de 70 mil habitantes ubicada en el paralelo 70 norte, donde a estas alturas del año el sol da vueltas en redondo sin jamás ponerse. Una que cree, como puntarenense, que en materia de días largos y noches cortas ya lo ha visto todo, igual se queda con la…

Esquí para todos, vino para pocos

Me vengo bajando de los esquíes. Después de todo, le hallo sabiduría al dicho de que “donde fueres, haz lo que vieres”, y en las tierras altas escandinavas lo que se ve es mucha gente esquiando. Verdaderas hordas. De lunes a viernes y ni qué decir fines de semana y festivos. Familias completas, desde los…