El buen Antropoceno

Hace tiempo me referí a las complicaciones de llamarle “Antropoceno” a un fenómeno que no ha sido causado por la humanidad como tal, sino por un sub-grupo más específico y todavía no del todo decidido: quizás los agricultores, quizás los capitalistas, quizás los iniciadores de la revolución industrial, los inventores de las bombas atómicas, o los productores de plástico a gran escala. Aún más, si se quiere seguir un discurso más crítico de las estructuras sociales tradicionales, se ha sugerido llamar a esta era Androceno (es decir, de los hombres y no de las mujeres como principales motores), o Patriarcoceno (donde el sistema patriarcal sería el responsable de marcar una nueva época geológica).

En cualquier caso, si algo está claro es que hoy la culpa de todos los grandes males globales se la achacamos al Antropoceno, desde el cambio climático hasta la crisis de la biodiversidad, desde la sobrepoblación humana hasta el Covid-19. Desde que fue acuñado como concepto en 2000 por Paul Crutzen y Eugene Stormer, el Antropoceno se ha ido asociando en nuestras mentes con todo lo negativo: explotación excesiva de recursos, capitalismo inclemente, neocolonialismo extractivista, todos desembocando en una potencial crisis planetaria. “Antropoceno”, sin embargo, es etimológicamente una simple descripción de una época geológica perteneciente a los seres humanos, o donde los seres humanos—antropoi—seríamos la causa principal. ¿Podríamos exorcizar esta palabra de sus connotaciones negativas y transformarla en una fuerza positiva y unificadora de cambio?

Durante la mayor parte de nuestra breve historia sobre la faz del planeta, los seres humanos hemos sido ignorantes de los procesos globales de los sistemas terrestres y de las interconexiones ecológicas que no respetan fronteras políticas. Existieron un par de visionarios como el naturalista Alexander von Humboldt, que ya a comienzos del siglo XIX escribía sobre la gran red de vida, “una gran cadena de causas y efectos, donde ningún hecho puede considerarse de manera aislada”. En su viaje por Sudamérica, von Humboldt vio los efectos devastadores que las plantaciones intensivas de azúcar tenían en el clima y en el paisaje, previa deforestación de la selva tropical: suelos erosionados, mayor riesgo de aluviones, menos lluvias y consiguientes sequías. Pero también vio que existían conexiones a mayor escala, conectando los climas y los paisajes del mundo entero.

Han tenido que pasar doscientos años desde Humboldt para que exista una conciencia generalizada de los efectos que han tenido acciones otrora vistas como inocentes, al acumularse, sobre nuestros equilibrios planetarios. No tenemos doscientos años más, desgraciadamente, para convertir esa nueva conciencia en acciones concretas.

Las épocas geológicas se miden analizando diferentes estratos o capas de roca, junto con los fósiles característicos en ellas. Así, cuando se encuentra un tipo de roca específico y fósiles de una determinada clase, los geólogos pueden determinar de qué período se trata. El Antropoceno aún no es una época geológica oficial, porque todavía no hay acuerdo en qué sería lo que caracterizaría a nuestro estrato. Más allá de lo que se acuerde respecto a nuestra huella pasada, lo crítico será plantearse nuestra huella futura. En ese sentido, el Antropoceno podría convertirse en una época geológica única, donde una especie se hace cargo del desmedido poder que ha tenido para influir en los procesos naturales y decide conscientemente qué huella (o no) quiere seguir dejando. Hacia la posibilidad de construir ese “buen Antropoceno” es donde deberían dirigirse hoy nuestras miradas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s