¡Arrancar a la ciudad!

Una tendencia común entre quienes se consideran a sí mismos como ecologistas o poseedores de algún grado de sensibilidad verde es arrancarse lejos del mundanal ruido. En Chile, esto se ha traducido en el explosivo aumento de parcelas de agrado para dejar atrás la civilización y volver, en tono rousseaniano, a vivir de vuelta en la “naturaleza”. La “naturaleza” en este caso, sin embargo, viene con calefacción central y aire acondicionado, boscas, agua potable y cables eléctricos, wi-fi y caminos de acceso. La mayoría de las veces, para empeorar las cosas, no es que quienes opten por esta vía dejen atrás por completo la civilización. Más bien, el rincón verde es la segunda casa, donde arrancarse los fines de semana y los feriados largos y quizás también algunas breves vacaciones. A escala doméstica, este fenómeno quizás no debería preocuparnos tanto, considerando que somos 16 millones de chilenos en un territorio bastante extenso; el problema es cuando esta tendencia se proyecta a escala global.
Dicen los pronósticos que en 2050 seremos cerca de 10 mil millones de personas en el planeta, unas seis Chinas actuales dispersas por todos los rincones. Al mismo tiempo, dicen los pronósticos que se nos vienen grandes sequías en los valles de los Andes y los Himalayas, aumento en el nivel de las aguas marinas forzando el desplazamiento de millones de las zonas costeras, y eventos climáticos cada vez más extremos – entre los cuales el más extremo de todos sería el fin de la corriente del Golfo, que traería consigo una nueva era del hielo en Europa occidental. Frente a esto, la presión de los seres humanos por adentrarse más y más en territorios aún no habitados se hará cada vez mayor, al punto que cabe preguntarse si a fines del siglo XXI quedará una hectárea de tierra “virgen” que no sea en la Antártica o al centro del desierto australiano.
Con esto en mente, quienes se dicen ecologistas o con sensibilidad verde deberían hoy arrancar a las ciudades en lugar de arrancar al campo. Lo que se necesita no son nuevos colonos poblando la Patagonia ni Siberia, sino al revés: personas que recolonicen cuanto intersticio vacío quede en los lugares ya poblados del planeta. Lo que se necesita no son inversionistas comprándose vastas extensiones en rincones todavía no intervenidos por el hombre, para desarrollar proyectos inmobiliarios “en armonía con el entorno”. Lo que se necesita son personas dispuestas a asumir que ser verde a estas alturas significa vivir al margen del verde. En lugar de promover que cada familia tenga un jardín o parcela propios donde satisfacer su necesidad de contacto con la naturaleza, lo que debería promoverse son grandes parques en zonas densamente pobladas, que sean de uso común y que ayuden a contener esta extensión dañina de los seres humanos en todas direcciones. Los parques y reservas nacionales, por otro lado, deberían ampliarse y hacerse más estrictos en cuanto a sus usos.
Si fuera por conveniencia, esta columna no debería haberla escrito, considerando que entiendo y comparto las ansias de alejarse de los vecinos, alejarse de las bocinas y “reconectarse con Gaia”. Por honestidad intelectual, sin embargo, no queda otra que pasar este mensaje: que si queremos dejarles a nuestros descendientes siquiera algo de lo que nosotros conocemos como “naturaleza”, quizás no haya más camino que éste: olvidarse de la parcelas de agrado y comprarse un departamento en medio de la city; cambiar el cuatro por cuatro para llegar al campito propio por una bicicleta para circular por la ciudad; volver a la naturaleza saliéndose de ella, aunque suene paradójico, y aunque duela.

Anuncios

Un comentario en “¡Arrancar a la ciudad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s