Un café en Croacia

Vengo llegando de la costa dálmata. Como siempre, compartir un par de días con los tíos, primos, sobrinos y parentela varia por el lado materno fue una inyección de energía positiva. Desde la primera vez que estuve por esos lados en 1995 (cabra chica irresponsable curiosa por ver el final de la guerra), siento una conexión profunda con los sucesores de quienes se atrevieron a quedarse en esas tierras cuando miles partieron de inmigrantes, entre ellos mis abuelos. No deja de ser raro sentir que hay un vínculo fuerte con personas a quienes se ve un par de semanas cada cinco o diez años y con quienes ni siquiera se tiene un pasado común. Supongo que a ellos recibir a la visita magallánica de tanto en tanto les resulta tan exótico como a uno visitarlos, perdidos en un pueblo que parece haberse quedado detenido en el tiempo. Si no fuera por los autos cada vez más numerosos y por un escaso par de avisos ofreciendo alojamiento en alemán e inglés, llegar a Pucisca (léase Puchischa) es como llegar a la Dalmacia del pasado. Mi tío Tonci sigue haciendo su aceite de oliva casero, su vino y su orahovac, licor de nuez para el aperitivo; sigue salando sardinas (cuando las encuentra, que ya no es fácil), y reparando techos de piedra. Sigue haciendo su siesta después de almuerzo y arrancándose al café de media tarde con los amigos. Y Milena, su señora, sigue cocinando sagradamente almuerzo y cena (¡bárbara costumbre aquella de repetir la misma comida dos veces al día!), paséandose con sus amigas y limpiando la casa como si fuera a pasar la inspección sanitaria en cualquier momento. Lo diferente, esta vez, fue con mis primos. Si en visitas anteriores los vi poco, afanados como estaban trabajando en Alemania, Split o en la isla misma, en la famosa cantera de piedra blanca, ahora pasamos juntos la mayor parte del tiempo… tomando café. Después de la ola de privatizaciones pos-guerra, la empresa que trabajaba la piedra quebró, y hoy la mitad del pueblo, sobre todo los jóvenes, están cesantes. Uno de mis primos, artista para tallar, hoy debe conformarse con vender un par de souvenirs y bagatelas a los pocos turistas que se asoman. En Split la situación no es mucho mejor. Una prima que antes trabajaba en un estudio de abogados hoy limpia departamentos; otros no han perdido el trabajo, pero les han reducido las horas y el sueldo. El 20 por ciento de desempleo se siente en el aire y la palabra que más se oye repetir es “crisis”. En julio, Croacia entra a la Unión Europea y la percepción de los croatas no es la más optimista, considerando el estado en que se encuentra la economía de ésta. Al igual que griegos, españoles y portugueses, quienes se encuentran en plena edad laboral y no pueden encontrar trabajo se frustran y amargan. Aunque lo que se ve es un montón de gente joven pasando las horas en los cafés, fumando y conversando, lo que hay es un montón de gente joven con ansias de ser útiles, pero sin saber cómo. Muchos hablan de una “generación perdida” europea, personas que quizás nunca lleguen al mercado laboral y se pasen la vida con las magras ayudas estatales. No hay que ser protestante ni capitalista para darse cuenta, después de ver este espectáculo, lo importante que es tener una ocupación, mantener una rutina, sentirse necesitado y ser partícipe de la construcción de una sociedad. Aunque saben esconderlo bien detrás de sus risas sonoras y sus aires despreocupados, basta rascar un poco la superficie para descubrir hoy una Croacia donde la autoestima individual va en caída libre… y donde uno se pregunta quién será el genio o cuál será el hecho que revierta esta tendencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s