Vanu ¿qué?, Parte II

Mi amiga Georgina, cocinando un delicioso budín de caramelo con leche de coco

Vanuatu fue elegido como el país más feliz de la tierra según el primer “índice de felicidad planetaria”, publicado en 2006. Eso, a pesar de –o, mejor dicho, gracias a– que en los rankings de desarrollo humano de las Naciones Unidas aparece cayéndose de los márgenes: bajo ingreso per cápita (5 mil dólares anuales, un tercio de Chile); limitado acceso a electricidad, agua potable y alcantarillado; pocos años de escolarización promedio; una pirámide demográfica casi perfecta, típica de país joven tercermundista; y casi un 80 por ciento de población rural, que practica en su mayoría una economía de subsistencia.

Si los ni-Vanuatu salieron primeros en dicho índice, no fue por la cantidad de sonrisas por cada mil habitantes (aunque son muy risueños), ni porque sean particularmente buenos para contar chistes (aunque sí lo son), ni porque vivan en un jardín del edén en la tierra (aunque tienen en abundancia árboles frutales y pescado fresco a pocos metros de la playa). El índice, más bien, relacionaba bienestar y calidad de vida con el impacto ecológico implicado en lograrlo. Y ahí, demás está decir, les dieron combo y patada a australianos, noruegos, suecos y todos esos otros países del primer mundo que se precian de sus altísimos estándares de vida, pero que se meten al bolsillo el costo ambiental que ello implica para sus respectivos países, pero sobre todo para el mundo entero.

En Vanuatu, la calidad de vida no se mide (todavía) por el modelo de auto, los metros cuadrados de la casa ni lo acolchada que esté la cuenta corriente. En el archipiélago de 83 islas y 110 idiomas, esas cosas que tanto importan en la ciudad no tienen mayor uso. Lo que vale es la fuerza de la vida en comunidad y la mantención de tradiciones de vieja data. A excepción de Port-Vila (la capital) y sus alrededores, la tierra no tiene título de propiedad y se sigue administrando como siempre: de padres a hijos varones. Gracias a ese sistema patrilineal todos tienen donde caerse muertos o, más importante aún, donde pararse vivos… y cultivar lo necesario para el día a día.

Los niños son mayoría en Vanuatu

Es fácil idealizar lugares como éste cuando se visitan por un par de semanas y, a la Rousseau, se comienza a fantasear con la idea de una vida ajena al progreso, a la ciencia y a la civilización. Pero lo cierto es que Vanuatu está bajo presión, y eso el índice no lo muestra: presión inmobiliaria, económica, política. La primera es la más evidente: más del 90 por ciento del negocio turístico (que es una de las principales fuentes de ingreso del país) está en manos de “expats”, expatriados de Australia y Nueva Zelanda, China e India, que pagan chauchas a los locales y cobran una fortuna a los turistas. La evasión fiscal es descarada y los beneficios de la industria van a parar a miles de kilómetros de allí. Esto genera a su vez presión económica entre los habitantes, que empiezan a ver cómo el vecino que trabaja en el resort se compra las chalas más caras y le pone un motor más grande al bote… y bienvenida, Envidia. En términos políticos, no hay gobierno que dure mucho y generalmente la ayuda de potencias como Australia y Estados Unidos viene cargada de condiciones que las autoridades de turno deben acatar sin chistar. Que Vanuatu siga siendo el país más feliz de la tierra dependerá por cierto de cómo reaccione frente a estos nuevos desafíos.

Anuncios

Un comentario en “Vanu ¿qué?, Parte II

  1. Hola de nuevo, me sorprendes con otro interesante articulo :)…. Que interesante es saber que existen lugares asi, y que aun que no han sido invadidos por estas sociedades en donde lo que màs resalta es gente trabajolica, envidiosa etc…….
    Ojala que esta gente pueda seguir viviendo su vida como lo estan haciendo, ya que parece que es un estilo de vida tranquilo y sano.
    GRACIAS POR DARNOS A CONOCER OTRO DATO INTERESANTE!!
    PREGUNTA, fuiste a conocer, trabajar o vacacionar ahi?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s