Carne (i)rracionalidad

Desde que opté por el vegetarianismo, cada nuevo año que no paso en Magallanes – lamento admitirlo – es un alivio. Decir que no a la chuleta de cordero en ambiente tan festivo es para los demás comensales y, sobre todo para el cocinero o anfitrión, como un baldazo de aguas glaciales. Lo peor de todo es que la pregunta por las razones cae siempre, para los vegetarianos, cuando es menos propicia: cuando uno ya se ha tomado un par de pisco sours y probablemente también unas copas de vino, y la pasión por los animales vivos – y no por sus cadáveres – se hace más intensa. Da lo mismo lo que uno responda, los inquisidores se sentirán casi siempre agredidos, como si fuera una ofensa despreciarles al muerto… Y no importa cuán discreto trate uno de ser disfrutando de los acompañamientos, pasará a la memoria de los comensales como el aguafiestas.

Después de años de práctica, lo primero que les recomendaría a los carnívoros que de verdad se interesen en conocer los argumentos de los vegetarianos es que no los pidan en la mesa. Para dar una respuesta acabada, en muchos casos, hay que recurrir a hechos de la causa bastante concretos que probablemente le hagan perder el apetito. Les pediría también que sofistiquen su defensa. A estas alturas, los contra-argumentos ya me los sé de memoria. Aquí van los clásicos, con la réplica respectiva. Uno: “¿Y cómo sabes que la lechuga no sufre?” Aplico biología elemental. La lechuga no es un mamífero como nosotros, en cambio los chanchos, vacas y ovejas sí lo son, con un sistema nervioso muy similar y reacciones ante el dolor que sólo un escéptico mala leche podría negar. Dos: “Pero y si los otros animales se comen entre ellos, ¿no es natural que nosotros también los comamos?” Si natural significa del Cuaternario, cuando había que corretear al mamut para no morirse de hambre, entonces sí es lo más natural del mundo. Pero ahora, cuando la pechuga de mamut se vende congelada en el supermercado, seguir comiendo carne de natural no tiene nada. Menos aún cuando se sabe de dónde viene: en su mayoría, de fábricas de muerte, donde se trata a seres vivos sensibles e inteligentes como un mero artículo de consumo. Es más, si algo nos distingue del resto del mundo animal es justamente nuestra libertad, ésa que según Scheler abre al hombre al “mundo” y no lo limita sólo a un “medio”. Nadie está predestinado a comer bife; y si seguimos optando por éste es simplemente por intereses egoístas. Tres: “Si dejamos de comer carne, estos animales se extinguirán…” A quien esté preocupado por la extinción de chanchos y pollos, le recomiendo que adopte a un par, les ponga nombre y disfrute de su inteligencia y de sus huevos frescos, respectivamente. Entre un mundo con miles de millones de animales que llevan vidas miserables para satisfacer un capricho humano, mejor uno con menos, pero mejor cuidados. Y cuatro: “Si nos hacemos todos vegetarianos se alterará el equilibrio ecológico.” La industria animal es una de las principales fuentes contaminantes de ríos y lagos, y los gases y flatulencias de bovinos y ovinos son tan responsables del calentamiento global como toda la industria del transporte. Podría seguir, pero se me acaba el espacio. Sigo esperando una buena razón para justificar la costilla al plato… y algo me dice que será larga la espera.

 

Esta columna también puede leerse en El Magallanes

rne (i)rracionalidad

Anuncios

2 comentarios en “Carne (i)rracionalidad

  1. Estimada Alejandra, antes que todo FELIZ AÑO 2011.-

    Te escribimos para felicitarte por ésta columna.

    Tal vez no lo veas como nosotros pero, el que se publique un punto de vista de éste tipo, nos representa a quienes no tenemos la oportunidad de contar con esa tremenda posibilidad de aparecer en un medio masivamente leído.

    Felicitaciones y, gracias también y es grato saber que una persona con convicción animalista, está dentro de un medio muy dificil conmover.

    Fraternalmente,

    UddaChile
    http://www.uddachile.blogspot.com

    • Estimados amigos de UDDA, el gusto es mio (perdon por la falta de acentos, pero estoy en computador australiano en este momento). Mientras pueda seguire en esta mision, que me parece tan importante y masivamente ignorada que deprime y enrabia a veces, pero mas razones da para persistir. Espero que nos mantengamos en contacto! Saludos y feliz agno nuevo para uds, Alejandra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s