04/07/10 Algo bueno, algo malo, algo feo

Hace un rato que no me aparecía por estas tierras australes, y debo decir que tras darme un par de vueltas por la capital regional tres cosas han llamado mi atención: una buena, una mala y una fea. Paso a detallarlas en dicho orden.
La buena: Para alguien que ha pasado por la experiencia traumática y denigrante del Transantiago, llegar a Magallanes y encontrarse con una flota de buses nuevos y flamantes que se pasean por la ciudad es un bálsamo. Por 250 pesos, viajar ¡sentada! en un vehículo con asientos bien diseñados y con calefacción en los pies (que sufren de frío estructural en invierno) ha sido un lujo, que espero que se mantenga. Choferes cordiales, paraderos que se respetan y un público que hasta aquí se ha mostrado civilizado y cuidadoso, me han provocado una especie de adicción por Movigas, el nuevo sistema de transporte público que merecería ampliarse, perfeccionarse y popularizarse. A aquellos para quienes el auto es como un apéndice de su ser, los conmino a que lo dejen en casa aunque sea un día y que al menos por curiosidad prueben este servicio. Faltan paraderos cubiertos, sí, y faltan también frecuencias más regulares y nuevos trazados, pero no olvidemos que los buses a gas natural llevan apenas un mes por las calles y, por lo que he oído y visto en persona, prometen marcar una diferencia… para bien.
La mala: Si Adam Smith, patrono de la libre competencia, se asomara hoy por aquí, respingaría la nariz y recomendaría a las autoridades que sancionaran monopolios y oligopolios, que a los únicos que benefician son a sus dueños. En un minuto de ingenuidad, creí que Punta Arenas se mantendría al margen de la tendencia nacional de las grandes cadenas que se comen a los chicos y uniformizan todo, pero veo que no. Dos marcas de supermercado y tres de farmacia no constituyen un avance, sino un retroceso. Exceptuando a un par de héroes de la independencia –a quienes les compro, como acto de rebeldía–, han desaparecido los almacenes a escala humana y, con ellos, la variedad y diversidad. ¡Qué nostalgia de Listo, Marisol y Cofrima, cada uno con sus colores, idiosincrasias y ofertas! Espero que al menos sobreviva Calle Errázuriz, con sus puestos de verduras regionales y negocios donde a uno todavía la conocen y le dan las buenas tardes de verdad, y no porque es parte de la imagen corporativa.
La fea: De nuevo pecando de ingenua, caminando el otro día por calle Enrique Abello creí toparme con una instalación de “land art” o “arte en el paisaje”. Desde la distancia, lo que se veía eran árboles de los cuales pendían trozos de tela o papel revoloteando al viento. Había algo de poético en el conjunto, pero la poesía desgraciadamente se acabó al acercarse. Decenas, cientos, miles de bolsas plásticas y pedazos de ellas colgaban de las ramas, de los troncos y de los cercos también. Súmese a eso el viento propagador y el espectáculo era deprimente.
Tras lo dicho, me queda claro que la cultura de una población no hay que medirla por los autos, malls ni basura per cápita, sino por su transporte público, su vida urbana y su consciencia de que las áreas comunes no son de nadie… sino de todos.

Anuncios

6 comentarios en “04/07/10 Algo bueno, algo malo, algo feo

  1. Alejandra.
    Hace más de treinta años que estoy ausente de mi tierra, y cada vez que puedo, leo la Prensa Austral en su version internet, como una manera de enterarme con el deseo de vivir un instante de mi Punta Arenas de hoy y su gente, busco noticias de mis amigos y mi pasado.
    Hoy leí tu comentario de la Columna de opinión, y coincidi a 100% con lo que expresas y me dije que era necesario que lo supieras, con mis casi 62 años de edad me permito tutearte, pensando que es muy posible que haya conocido a tus padres y abuelos. Sigue adelante, tu manera de analisar las cosas me gusta porque es inteligente y objetiva y nuestra tierra y nuestra gente necesita de gente como tu, para aprender a ver las cosas desde un buen angulo. Exito en la hermosa tarea de informar y comentar aquello que tiene importancia en la vida. Fraternalmente Ivan Hraste Aguilar

    • Hola Iván, muchas gracias y perdón por la demorada respuesta, pero es que andaba en ruta y no había tenido tiempo de meterme a ver los comentarios. ¡Gracias también por los ánimos para seguir!

  2. Leí tu columna en el Magallanes del domingo y me encantó, creéme que estoy muy de acuerdo con todo lo que dices, y cuánta razón tienes con que hayamos perdido a nuestros supermercados ícono, cada uno con sus colores y sus típicas bolsas también, yo agregaría hasta cada uno con su mascota! creo que el Listo era un conejo, Cofrima un canguro(?) más tarde la oveja y así.
    Otros tiempos, ahora sólo vemos la U gigante en fondo rojo, gente uniformada adentro -su uniforme institucional y en Líder no es tan distinta la cosa.
    No te pareció que el servicio de buses, si bien limpio cómodo y calefaccionado es harto lento?
    Y lo de las bolsas, creo que hace falta “intervenir” la educación de todos los magallánicos, ya que el mismo Unimarc ha puesto a venta bolsas de género para que la gente las lleve al momento de comprar y así no use bolsa plástica, pero a parte de mí, conozco gente contada con los dedos de una mano que la tiene.
    Un abrazo desde tu ciudad.

    • Gracias por los comentarios y sí, es lento Movigas, es verdad, lo que no sería tan irritante si al menos tuvieran horario… Imagino que irá mejorando.

  3. Me alegro por la buena iniciativa de transporte en Punta Arenas! Y por lo demás, qué lata y qué rabia!

    Que disfrutes los vientos y el frío austral!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s