28/03/10 (De)construcción

A pocos días de ocurrido el terremoto del 27 de febrero, la información sobre nuestro país en los medios internacionales oscilaba entre el orgullo y la vergüenza. Por un lado, se convirtió en lugar común la comparación con Haití: a diferencia de ese pobrísimo país caribeño, se decía, el nuestro estaba bien preparado para enfrentar los corcoveos de la chúcara naturaleza, lo que evitó la muerte de miles y dejó la infraestructura machucada, pero no molida. Por otro, aparecían las noticias de saqueo de supermercados, y la foto de un soldado aplastando con su bota la cabeza de uno de los “bandidos” dio la vuelta al mundo. En Australia al menos, y no sé si también en otros países angloparlantes, se anunciaba que al nuevo Presidente “Piera” (las eñes no existen por estos teclados) le tocaría la dura labor de reconstrucción. Desde las firmes tierras de Canberra, me imaginaba en un rapto de pesimismo nuestro próximo slogan promocional: “Chile, país de terremotos y saqueadores, pero bien construido al menos”.
Tal vez las dos columnas de opinión que más llamaron mi atención durante esos días fueron la de Bret Stephens, “Cómo Milton Friedman salvó Chile”, aparecida en el Wall Street Journal; y, en sus antípodas, “Comparando Chile y Haití: ¿Salvaron vidas las normas de construcción?” de Lloyd Alter, en Treehugger.com. Ambas eran una oda a las (mayormente) sólidas construcciones chilenas, pero las razones que daban de su existencia eran las exactamente opuestas. Libertario de formación, Stephens argumentaba que, si no habíamos quedado bajo los escombros como los haitianos, las gracias había que dárselas a Friedman, Premio Nobel de Economía, prócer de los Chicago Boys y directo inspirador del cambio económico estructural profundo que vivió nuestro país en la era Pinochet. De casas de barro, los chilenos habíamos pasado a vivir en casas de ladrillo, decía. Y el gobierno, con más recursos en sus arcas, podía darse el lujo de dictar y ejecutar normas de construcción estrictas.
En las antípodas, Alter atacaba la posición libertarista, partidaria de reducir el Estado al mínimo y de quitar las regulaciones del mercado para darles máxima libertad de elección a los consumidores. Si las autoridades chilenas hubieran seguido la lógica de Friedman hasta sus extremos, según Alter, lo más probable habría sido que muchas personas más hubieran muerto aplastadas en sueños. Una de las quejas de los libertaristas canadienses (país del que viene Alter) son precisamente las limitaciones que impone el Estado a la construcción de viviendas y que hacen subir sustancialmente el costo, cuando en realidad deberían ser los consumidores soberanos quienes decidieran cuánto están dispuestos a arriesgar por una casa más barata. La lógica es que, si alguien prefiere cumplir su sueño de la casa propia por 5 millones sin garantías anti-terremotos antes que esperar a juntar 10 por una anti-sísmica, pues es decisión suya y nadie debería entrometerse.
Ante la encrucijada, sigo el camino de Alter. Stephens entibia su posición libertaria cuando dice que un gobierno más rico puede hacer cumplir más fuertemente sus regulaciones. Y, en tierra de temblores, el mercado libre de viviendas no parece ser la opción deseable.

Anuncios

2 comentarios en “28/03/10 (De)construcción

  1. Ale:
    Bueno bueno tu punto de vista, pero no entendí si hay un error, porque mencionasw a Alter entre los críticos los libertaristas y luego lo pones como perteneciente a dicho grupo en Canadá. Es sólo un alcance. O tal vez, no entendí bien.
    Un abrazo y aplaudo esta iniciativa, nos permite ver más allá de este Chilito lejano.
    Bea

  2. Gracias por este post! Luego del terremoto, me llamó la atención la comparación de Haití y Chile. Los chilenos orgullosos de su estabilidad económica y política en el cononosur experimentaron un devastador terremoto que reveló la desigualdad e inequidad existente en el país dejando en descubierto la pobreza, miseria y subdesarrollo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s